El enfrentamiento definitivo: consolidación de paquetes versus envío tradicional